Llamada a la acción! Urgente: pueblos indígenas, conflicto y pandemia

Uchida_krigarkvinnor_9279_
Asociación de las Guerreras Indígenas de Rondonia, Brasil Foto: Gabriel Uchida

Llamada a la accion en solidaridad internacional para con los pueblos y comunidades indígenas en áreas de conflicto por la tierra y la naturaleza

Compañeras y compañeros de la sociedad civil internacional,

El 18 de abril recibimos la noticia de que Ari Uru Eu Wau Wau, de 33 años, maestro comunitario y miembro de los Guardianes Forestales del pueblo Uru Eu Wau Wau, fue asesinado en las fronteras de su territorio colectivo en el Estado de Rondonia, Brasil.

Nosotros, Amigos de la Tierra Suecia y las organizaciones abajo firmantes, actuamos en solidaridad con nuestros compañeros y compañeras en América Latina y pedimos su apoyo enviando la carta de solidaridad a las autoridades internacionales responsables de monitorear la respuesta global a la actual crisis de salud.

La pandemia COVID-19 de 2020 llega a un mundo desigual. Con gran tristeza vemos cómo esta pandemia está afectando al mundo a millones de personas enfermas y miles de muertos. La pandemia no solo afecta nuestros sistemas de salud sino que también hace que las desigualdades de nuestra sociedad sean aún más visibles, poniendo en riesgo a aquellos que ya están marginados. Por lo tanto, afectará a las sociedades y los pueblos de diferentes maneras.

Las desigualdades no solo son grandes entre países (por ejemplo, Mozambique tenía un total de 34 respiradores disponibles en la atención de salud pública al 22 de marzo) sino también a nivel nacional, en algunos países estas desigualdades son más prominentes que en otros. Un denominador común entre los países latinoamericanos, y muchos otros países del mundo, es que los grupos indígenas sufren consecuencias desproporcionadas en este contexto de COVID-19 debido a las estructuras discriminatorias que ya existen. Estos grupos a menudo viven en áreas con menos infraestructura, menos acceso al personal médico y suministros, así como menos acceso a los tomadores de decisiones y las plataformas para hacer oír su voz. Los territorios indígenas a menudo se encuentran en áreas muy aisladas, como la Amazonía brasileña, donde una persona que necesita un respirador podría necesitar viajar 1000 km en un bote hasta el hospital más cercano. Un sistema de atención médica estructurado con enfoque en la salud de los pueblos indígenas es inexistente o insuficiente, sin tener en cuenta las particularidades de los grupos étnicos minoritarios, como la diversidad cultural, el conocimiento médico y la cosmovisión, los medios de vida, el idioma, el gobierno interno y la ubicación geográfica.

Los pueblos indígenas son un grupo de riesgo en esta pandemia. Los pueblos indígenas en general son más vulnerables a los virus o cualquier enfermedad contagiosa por infección introducida externamente, incluso si son jóvenes y gozan de buena salud, que el público en general. Además, los pueblos indígenas han sufrido siglos de marginación y hoy muchos viven en el contexto de la pobreza extrema. Por lo tanto, las personas con condiciones subyacentes, como la diabetes, la tuberculosis, la anemia y la mala nutrición están sobrerrepresentadas entre los pueblos indígenas latinoamericanos.

Esta pandemia llega a un mundo en conflicto. Conflictos locales, nacionales y internacionales afectan pueblos indigenas al rededor del mundo. Todos los países latinoamericanos han brindado hasta ahora una protección insuficiente de los territorios y líderes de los pueblos indígenas, y los pueblos indígenas están sobrerrepresentados en el número de defensores de derechos humanos asesinados en el mundo. También son las principales víctimas de otras amenazas de seguridad, como intentos de asesinato y amenazas de muerte y desplazamiento interno. La nacionalidad Awa, por ejemplo, tiene su territorio en el norte de Ecuador y el sur de Colombia. La Corte Suprema de Colombia los ha considerado personas en riesgo de extinción física, cultural y espiritual. El pueblo Awa ha estado sufriendo, en los últimos 30 años, la presencia de grupos armados legales e ilegales, que mataron a más de 8000 víctimas Awa y causaron y siguen causando el desplazamiento de cientos de familias. El pueblo Awa ha llamado a los gobiernos de Ecuador y Colombia a activar protocolos de salud en diálogo con las autoridades Awa para proteger a la población Awa. Los Awa también reafirman la solidaridad con todos los pueblos de toda América Latina que se encuentran bajo una presión similar, a pesar de las diferencias contextuales.

La pandemia se convierte en una excusa para que los países retiren aún más su atención a la protección de territorios y líderes. Medidas como las cuarentenas han aumentado la presencia de mineros ilegales, taladores ilegales, cazadores y acaparadores de tierras en los territorios de los pueblos indígenas. En Brasil, el primer caso de un Yanomami contaminado está relacionado con mineros ilegales, mientras que el conflicto sobre los territorios ocurre sin que el Estado le reconosca. No es permissible olvidar los asesinados durante una pandemia, el Estado debe investigar y garantizar la justicia. En el sur de Colombia, los grupos armados han amenazado con asesinar a cualquier persona que presente los síntomas de COVID-19 como una "medida de control".

Además, las empresas que operan en áreas de conflicto agregan una gran amenaza a los grupos a medida que se desarrollan proyectos corporativos y de inversión a pesar de la pandemia. No solo faltan medidas para proteger a las comunidades que viven cerca de las áreas operativas, sino que también se expande el acaparamiento legal de tierras, mientras que la sociedad civil tiene menos capacidad de reacción a las decisiones políticas que causan el desplazamiento y la pérdida de derechos. Un ejemplo es Guatemala, un país en el que la población mayoritaria es indígena, de ascendencia maya, garifuna, xinca, y mestizos. Las corporaciones y el Estado saquean sistemáticamente el agua y a la tierra a través de proyectos como hidroeléctricas, minería, transmisión de energía y monocultivos, en violación del Convenio 169 de la OIT y la Declaración de los Pueblos Indígenas de la ONU. La planificación e implementación de tales proyectos no se detuvo durante la pandemia, a pesar de que su propósito es la exportación, un servicio no esencial.

Todos estos componentes dan lugar a una situación inadimissible en la que los pueblos indígenas muchas veces se quedan solos para manejar la pandemia a pesar de que no tienen acceso a recursos y a pesar de que la pandemia amenaza a destruir comunidades enteras. Las Naciones Unidas han instado a los estados a incluir las necesidades específicas de las comunidades indígenas en sus protocolos, pero no reconoce que la situación de violencia y vulnerabilidad a la que están expuestos estos grupos es el resultado del abandono de estos mismos Estados. De ello se deduce que los esfuerzos realizados son demasiado pequeños y demasiado lentos; debe haber una posición más fuerte de la comunidad internacional. Por lo tanto, solicitamos su ayuda para recurrir a la Organización Mundial de la Salud y las Naciones Unidas para garantizar que los líderes y las comunidades indígenas reciban suficiente apoyo en sus luchas contra COVID-19, y que sus derechos se cumplan a medida que los Estados buscan soluciones.

Para apoyar esta llamada de solidaridad, lo/la invitamos a:

1 – Envie la carta directamente a las autoridades recipientes con solo dos clics en del cuadro arriba, a la derecha

2 – Organizaciones están invitadas a firmar este Comunicado; envie un correo a rebeca@jordensvanner.se Fecha tope para organizaciones: 30 de April. Estaremos actualizando la lista de firmantes constantemente.

3 – Comparta esta llamada en sus redes!

En solidaridad,

Organizaciones iniciadoras:

  • Jordens Vänner - Friends of the Earth Sweden
  • Associação Japaú - Uru Eu Wau Wau People, Brazil
  • Gran Familia Awá - Pueblo binacional Ecuador y Colombia
  • Associação Metareilá - Paiter-Suruí People, Brazil
  • UDAPT - Union of People Affected by Texaco-Chevron, Ecuador
  • Associação de Defesa Etno-Ambiental Kanindé, Brazil
  • CEIBA Asociación para la Promoción y Desarrollo de la Comunidad / Friends of the Earth Guatemala

y las organizaciones firmantes:

  • Milieudefensie / Friends of the Earth Netherlands
  • La Confederación de Pueblos Indígenas para la Comunidad Andina de Naciones (CONPICAN)
  • Multicultural Sverige, Sweden
  • Climaxi vzw, Belgium
  • Joyful Life Center Malmö, Sweden
  • Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama, Ecuador
  • Red Latinoamericana de Mujeres - Red ULAM
  • Instituto Gaia - Mato Grosso, Brazil
  • Mouvement Ecologique, Friends of the Earth Luxembourg
  • Environmental Rights Action / Friends of the Earth Nigeria
  • Legal Rights and Natural Resources Center / Friends of the Earth Philippines  
  • Justiça Ambiental! / Friends of the Earth Moçambique
  • Friends of the Earth Canada
  • NOAH / Friends of the Earth Denmark
  • Asociación Madre Tierra Honduras – Friends of the Earth Honduras
  • OADPI - Observatorio por la Autonomia y los Derechos de los Pueblos Indígenas de Colombia


Campaña letra por
Jordens Vänner
Gothenburg, Sweden